Queridos amigos:

Esta Circular contiene dos tareas para nuestro Movimiento Internacional Médico-antroposófico sobre las cuales les ruego tomen nota.

Les agradecería que –pese al increíble calor veraniego o quizás precisamente por ello- enviaran esta Circular a todos los profesionales interesados que se encuentren en su entorno!

Quisiera recordarles también que siempre nos complace recibir noticias de los diferentes lugares del mundo que puedan resultar de interés para todos.

Les saludo cordialmente desde Dornach, donde hoy finalizan los dramas mistéricos.

Michaela Glöckler
Goetheanum 
Freie Hochschule für Geisteswissenschaft
Medizinische Sektion
Leitung: Dr. med. Michaela Glöckler
CH 41 43 Dornach
Tel. + 41 61 706 4292
Fax + 41 61 706 4291
www.medsektion-goetheanum.ch




1, 2. 100 cumpleaños de Juan Berlín: Congreso de Pedagogía/Medicina/Agricultura en Querétao, México; 3. Congreso de la Primera Infancia: instalación sensorial interactiva; 4. IPMT/Ucrania; 5. IPMT/India Grupo de psicoterapeutas, Unda Niedermann en la parte superior del centro


Queridos colaboradores del Movimiento Médico-antroposófico:

En el próximo mes de septiembre nos esperan dos tareas únicas que al mismo tiempo plantean dos retos.

La primera es que por primera vez en la historia del Movimiento Médico-antroposófico dedicaremos una Conferencia Anual al corazón humano. Esta Conferencia ha sido organizada por el círculo de cardiólogos. Para que puedan consultar mejor la amplia oferta de grupos de trabajo, hemos creado una página web para la Conferencia Anual: www.herz-des-menschen.org. ¡Les rogamos envíen el enlace a quienes quieran, pues el congreso es público!

El programa de esta conferencia responde al propósito de presentar la Cardiología de Rudolf Steiner a la luz de la embriología y la investigación cardiológica moderna, así como el estado de avance de esta rama de la Medicina. Todo ello se hará a través de ponencias y numerosos grupos de trabajo relacionados con la práctica médica. El programa está dirigido a médicos, terapeutas, enfermeros y farmacéuticos e incluye encuentros específicos para cada rama y otros muchos talleres interdisciplinares. En la segunda parte de la mañana se trabajará en pequeños grupos en torno a los mantras sobre la espiritualidad y la salud del corazón que se han recopilado con ocasión de este congreso. Dado que por Pentecostés los médicos jóvenes trabajaron con Armin Husemann el tema del “Reforzamiento del corazón”, con estos dos congresos esperamos fomentar una “cultura terapéutica del corazón” entre nosotros, en el seno del Movimiento Médico-antroposófico. Ésta es la primera de las dos tareas anteriormente mencionadas. Sería estupendo que pudieran acudir a la Conferencia un gran número de personas de todas las profesiones terapéuticas.

La segunda tarea que tenemos ante nosotros se debe a la celebración del Primer Centenario de la Fundación del Goetheanum. A esta celebración deseamos invitar a todos aquellos que se preguntan cuál es en realidad la esencia y la misión del Goetheanum fundado por Rudolf Steiner. Es escalofriante leer de qué forma tan distinta se produjo esta fundación a la que conocemos del Congreso de Navidad de 1923/24. Pronto volverá a salir del libro de Rudolf Gross en el que se describe la primera fundación y todos ustedes podrán documentarse por sí mismos. Ambas fundaciones -la física de 1913 y la fundación en el corazón de los allí presentes en 1923- son inseparables.

La búsqueda consciente de Cristo es lo que une a los miembros de la Sociedad Antroposófica en su Universidad. Mediante la fundación espiritual del Goetheanum en la Navidad de 1923/24, Rudolf Steiner acoge plenamente dicha búsqueda entregando a los miembros la Meditación de la Piedra Fundacional. Dicha Meditación concluye con las siguientes palabras:Luz divina/Cristo-Sol/calienta nuestros corazones;/ilumina nuestras frentes/para que sea bueno/lo que de corazón fundamos/lo que, desde nuestras frentes/certeramente queremos conducir.

Quien se sienta cercano al espíritu de estas palabras, se conmoverá aún más al saber que la tarde del 20 de septiembre de 1913, al enterrar la primera piedra de los cimientos del Goetheanum, Rudolf Steiner pronunció otras palabras ante los miembros allí presentes. Se trata de palabras que reflejan lo que para Jesús de Nazaret constituía una tragedia de la humanidad antes de ser bautizado en el Jordán y que Rudolf Steiner formuló de la siguiente manera gracias a sus investigaciones sobre el Quinto Evangelio (GA 148, pág 81):¡AUM, amén!/El mal impera/Evidenciando la lucha del yo por liberarse,/La deuda de la individualidad a expensas de los demás,/Disfrutada en el pan de cada día/Donde la voluntad de los cielos no prevalecerá/Ya que la humanidad se separó de Vuestro Reino/Y olvidó Vuestros Nombres,/ Vosotros, Padres de los Cielos. (Amen/Es walten die Übel/Zeugen sich lösenderIchheit/Von anderen erschuldete Selbstheitschuld/ Erlebet im täglichen Brote/In dem nicht waltet der Himmel Wille/Da der Mensch sich schied von Eurem Reich/Und vergass Euren Namen/Ihr Väter in den Himmeln.)

Rudolf Steiner denomina estas palabras Oración universal macrocósmica. Estas palabras nos recuerdan lo mucho que la humanidad se había desvinculado de su guía divina macrocósmica antes de la llegada de Cristo y cómo desde entonces la persona individual vive en la tierra como un microcosmos en busca de libertad, expuesta a la maldad dominante y de cuyo dominio es corresponsable.

Rudolf Steiner denomina estas palabras Oración universal macrocósmica. Estas palabras nos recuerdan lo mucho que la humanidad se había desvinculado de su guía divina macrocósmica antes de la llegada de Cristo y cómo desde entonces el individuo vive en la tierra como un microcosmos en busca de libertad, expuesto a la maldad dominante y de cuyo dominio es corresponsable.

Este conmovedor enigma humano por el que el avance hacia la libertad que Dios quiso para el hombre pasa solamente por la emancipación de la divinidad – este enigma que el documento bíblico denomina pecado original- constituye la esencia de esta oración universal y con ello, de la fundación física del Goetheanum.

La misión cultural de velar por la libertad, de buscar y hacer el bien en las manifestaciones del mal, de lo destructivo, es algo que cobra hoy una dolorosa actualidad, pero ésta es también la misión principal de la Antroposofía y de la Medicina antroposófica en la construcción de una comunidad terapéutica y en la práctica diaria.

Les rogamos difundan el enlace de este congreso tan importante para nosotros: www.herz-des-menschen.org.

Les saluda con agradecimiento
Michaela Glöckler

Clique aqui para baixar a Circular em PDF